Establece objetivos claros para planificar tus comidas

Antes de empezar a planificar tus comidas y meriendas, es importante tener claros tus objetivos. Pueden ser perder peso, mantener un peso saludable, mejorar tus hábitos alimenticios o simplemente asegurarte de obtener todos los nutrientes necesarios. Establecer metas claras te ayudará a mantener el enfoque y a mantener la motivación.

Conoce tus necesidades nutricionales y crea un menú semanal preparando comidas con anticipación

Cada persona tiene necesidades nutricionales únicas basadas en su edad, género, nivel de actividad física y estado de salud. Aprende a calcular tus necesidades calóricas y la cantidad de proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales que debes incluir en tu dieta. Esto te permitirá planificar comidas que satisfagan tus necesidades individuales.

La planificación de comidas y meriendas comienza con la creación de un menú semanal. Organiza tus comidas principales y meriendas para cada día de la semana. Incluye una variedad de alimentos nutritivos de todos los grupos alimenticios para asegurarte de obtener todos los nutrientes necesarios. Además, considera los horarios y actividades diarias para adaptar tus comidas y meriendas en consecuencia.

La preparación anticipada de comidas es clave para evitar decisiones apresuradas y poco saludables. Dedica tiempo los fines de semana para preparar porciones extras de alimentos y almacenarlas en recipientes para toda la semana. De esta manera, tendrás opciones saludables y listas para comer cuando tengas poco tiempo o te sientas tentado/a a comer algo poco nutritivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *